Google
WWW EDUCACIÓN FÍSICA PARA LA VIDA
DEFINICIÓN DE EDUCACIÓN FÍSICA

La E.F. es mucho mas que una materia a impartir en una insititución docente, es un derecho y un valor que toda persona debe ejercer si desea tener un estado óptimo de salud y un perfecto equilibrio cuerpo-mente y sociedad. La E.F. está presente a lo largo de toda la vida en numerosos contextos, por lo tanto cada dia se puede aprender algo nuevo en relación a nuestro cuerpo y al de los demás. La E.F. nace de un compendio de numerosas materias de gran riqueza, como la medicina, la sociología, la psicopedagogía, la biomecánica, la historia, etc... para canalizar unos contenidos teorico-prácticos y derivarlos hacia nuestro cuerpo y su movimiento.

lunes, 25 de febrero de 2013

¿NUESTRA VIDA ES CÓMO UN PARTIDO DE RUGBY?

La vida y el rugby son conceptos diferentes, separados por una delgada línea. En ambos se gana y se pierde, pero siempre se aprende. Tus metas son como el balón, siempre están ahí pero tienes que alcanzarlas, tienes que utilizar todas tus cartas y conseguir superarte. En todos los partidos tendrás amigas y enemigos, pero siempre tendrás algo por lo que luchar. Siempre estará ese compañero al que le puedas pasar el balón para poder avanzar, pero también caerás, te harás daño, pero el juego consiste en levantarse y seguir, en correr, gritar y saltar. Tu meta siempre será ganar, pero para llegar al cielo, primero tienes que besar el suelo. Unas veces atacarás y otras defenderás, unas estarás solo y otras acompañado, pero siempre podrás seguir adelante. Siempre habrá unos mejores que otros, en el rugby habrá alguien más alto que tu, más fuerte y más grande. En la vida los habrá más guapos, más inteligentes y mejores personas, pero tú sabes quién eres y tienes que ser tu mismo, jugar tú y conseguir tus premios. Nadie dijo que fuera a ser fácil, pero vale la pena intentarlo. Tú solo esfuérzate y disfruta del partido. POR SILVIA VIDAL RIBES (alumna de 4º E.S.O. del colegio Puértolas Pardo de L'Alcora) El rugby es un deporte de equipo en el que se necesita fuerza, confianza, esperanza y espíritu en el equipo. Es un deporte muy competitivo, por lo tanto tiene una parte de violencia, fuerza y agresión entre los jugadores. Para mucha gente es un deporte demasiado agresivo, pero también tiene una parte positiva. El rugby te enseña a luchar por lo que quieres, a tener confianza en los demás, porque en este juego todos son una piña y también a tener esperanza y fe en lo que crees. Porque una jugada de rugby puede ser una sucesión de sentimientos y emociones, es decir, primero para poder conseguir el balón necesitas luchar por él, segundo para seguir hacía la meta tienes que tener mucho valor y contar con la ayuda del equipo y la tercera, cuando llegas a la meta, como lo has conseguido, tienes la fe y la esperanza de volverlo a intentar una y otra vez. Porque sin intentos no hay lucha, este juego te enseña a no rendirte jamás. Esto se puede asociar perfectamente a la vida, porque la vida es una sucesión de momentos buenos y malos, en los que lo más importante es intentarlo y jamás rendirte. En general, se puede decir, que el rugby es igual, a la vida real, porque en los dos casos se puede triunfar o perder, intentar o rendirse, valorar o desestimar, sufrir o ser feliz, y muchas cosas así. Por lo tanto el rugby te enseña a creer en ti mismo, porque si crees y luchas por algo, puedes hacerlo y también a contar con los demás, porque no existe el yo, existe el nosotros. Por BELÉN EDO SANCHO (alumna de 2º E.S.O. Colegio Puértolas Pardo de L'Alcora) El rugby es un deporte de resistencia al igual que en la vida cuando nos pasan cosas malas que tenemos que resistir para poderlas superar. En el rugby una mala pasada o un simple fallo puede hacer que tu equipo pierda, en la vida pasa igual porque un simple fallo o una mala decisión pude hacer que tu vida sea un infierno. Cuando juegas al rugby hay momentos de alegría y tristeza, cuando haces un ensaño te alegras pero cuando tu equipo pierde no te alegras tanto, en la vida igual, hay momentos que te alegras, cuando sacas buenas notas… pero hay momentos en los que te sientes mal, cuando pierdes a un amigo que querías… En este juego antes de salir al campo hay que escuchar las indicaciones del entrenador para poder hacerlo bien, en la vida hay que haber escuchar a los demás y sus indicaciones para que te puedan ayudar a poder llevar una buena vida. El rugby es un juego colectivo donde hay que respetar y ser buenos compañeros porque tu solo no lo puedes hacer todo. En la vida pasa lo mismo hay que respetar y ser buenos porque si no tu solo no lo puedes hacer todo y te puedes llegar a quedar solo. En el juego hay un tiempo para poder jugar, en la vida hay un tiempo para hacer las cosas porque si no te das prisa te puede pasar la ocasión y perderla para siempre. En el rugby tienes que ser fuerte y rápido entre otras cosas pero en la vida puedes ser como quieras porque en tu vida mandas tú. Por MARÍA ANDREU (Alumna de 1º E.S.O. del Colegio Puértolas Pardo de L'ALcora) Yo pienso, que la vida es un largo camino y que te tienes que esforzar en pasar de una parte del campo a la otra, es decir pasar de la edad infantil a la edad adulta. La vida, es un camino, que tiene atajos, en el caso del Rugby doparse y hacer trampas sucias, que si te pillan puedes tener un gran golpe en tu vida. En la vida, estás rodeado de gente que te quiere y que te ayuda a ser mejor, pero por desgracia, esa gente (los de tu equipo), que te quiere y que te ayuda es una pequeña parte en comparación a todas las otras personas que te impiden que seas mejor, que consigas tu objetivo, que consigas tu ensayo. Tus “contrincantes” o “enemigos” que tienes a lo largo de tu vida, es decir de un partido, hacen todo lo posible para que tu no consigas tu objetivo, que no consigas tu ensayo. En todos los atajos que tu atraviesas para conseguir tu objetivo de una manera “no limpia”, te pueden sancionar que en ocasiones, es de una manera más suave como el golpe de castigo, o en otras puede marcar un antes y un después a lo largo de toda tu carrera, de todo tu partido, mediante la expulsión de uno o varios partidos. Si tienes un objetivo en tu vida, no recurras a los atajos, recurre a los ensayos y lograrás ser algo. Por MARÍA GIL (Alumna de 3º E.S.O. del Colegio Puértolas Pardo de L'ALcora)

lunes, 18 de febrero de 2013

La estructura funcional de los deportes colectivos o de equipo.

La acción del juego en los deportes de equipo puede ser analizada desde tres perspectivas: Como técnica/táctica, la técnica constituye el elemento o parte esencial sobre la que se construye una estructura que permite un funcionamiento coordinado, denominado táctica. Partiendo de esta dicotomía se elaboran los sistemas y modelos de juego que determinan el análisis teórico y el desarrollo práctico de estos deportes. De acuerdo con esta perspectiva, en todos y cada uno de los deportes de equipo existirá una técnica individual y una técnica colectiva, y una táctica individual y una táctica colectiva, que se dará tanto en la defensa como en el ataque (en posesión o no del balón). Otra perspectiva es la situada en torno a la doble dimensión ataque/defensa, siendo el factor determinante de una u otra la posesión o no del balón. A partir de ahí el comportamiento o funcionamiento del equipo se regirá según tres principios generales: ATAQUE: 1.- Conservar el balón. 2.- Progresar con el balón hacia la portería contraria. 3.- Intentar marcar gol o tanto. DEFENSA: 1.- Intentar recuperar el balón. 2.- Impedir la progresión del balón hacia nuestra portería. 3.- Evitar que nos marquen tanto o gol. La tercera perspectiva es la considerada como cooperación/oposición, según la cual el funcionamiento de la acción del juego se da en una constante interrelación entre adversarios, y colaboración entre compañeros. Tanto la cooperación como la oposición se dan en el ataque y en la defensa, pues los defensores colaboran entre sí para organizar la oposición al ataque, y los atacantes colaboran entre sí para oponerse a la defensa. Estos son los factores que determinan según este enfoque la estructura funcional: 1.- El espacio de juego presenta una doble influencia en el desarrollo del juego: por una parte, las limitaciones reglamentarias que configuran la forma y dimensiones del mismo y las referidas a las limitaciones y obligaciones para su uso; por otra, la disposición y situación que los jugadores de cada equipo realizan en las distintas fases del juego, en función de los planteamientos tácticos y estratégicos que se establezcan o haya que adoptar para tal situación. Teniendo en cuenta estos dos aspectos se hace necesario considerar en el espacio las siguientes vertientes: 1.1.- El espacio como limitación del reglamento: se establecen tres tipos de zonas que presentan un uso diferente, bien por determinación previa y estable o bien en función del desarrollo del juego: - Zonas fijas prohibidas (áreas de portería en balonmano). - Zonas variables prohibidas (fuera de juego en fútbol, waterpolo). - Zonas fijas semi-prohibidas (tres segundos en baloncesto). 1.2.- El espacio en función del desarrollo del juego. Establecemos dos variables: - Zonas colectivas. - Zonas más favorables para conseguir tanto o gol. - Zonas de riesgo para perder el balón. - Zonas menos favorables para conseguir tanto o gol. - Zonas de gestación o creación de jugadas o elaboración de sistemas. - Zonas individuales: - Espacio de interacción próxima. - Zonas constituidas por el cuerpo del poseedor del balón. - Distancia entre el poseedor del balón y el defensor. - Conjunto de movimientos posibles a realizar por el defensor dentro de su zona o espacio.- Espacio de interacción distante. - Referidas en las zonas en que se sitúa un portero o defensor móvil. 1.3.- El espacio como objetivo a lograr. Se refiere a la zona determinada por el reglamento como única válida para conseguir tanto o gol, en la que puede o no haber portero. 2.- El reglamento de juego. Contiene una serie de normas que determinan no sólo las condiciones que se han de dar previamente al inicio del encuentro sino en el desarrollo del mismo, que podemos resumir en las siguientes: - Dimensiones y características del terreno de juego y materiales complementarios para configurar el espacio y para utilizarlo como móvil. - Composición de los equipos y forma de intervenir de éstos en el juego, número total de jugadores de campo, suplentes y sustituciones. - Tiempo total de juego y división y control del mismo durante el desarrollo del encuentro. - Formas de jugar el balón y de relacionarse con el adversario y con los compañeros. - Principales acciones técnicas para el desarrollo del juego y penalizaciones a la infracción de la misma. - Consecución de los tantos o goles y valor de éstos. - Formas de utilización del espacio, ya referidas. 3.- La estrategia (táctica), es el elemento que da a los deportes de equipo su más clara especificidad, como consecuencia de contener una amplia gama de factores que son los que conforman a los referidos deportes. Entre ellos podemos destacar la necesidad de una cooperación constante entre los jugadores de un mismo equipo para poder lograr los fines que se proponen, el imprescindible conocimiento de los códigos de comunicación y los sistemas de acción que rigen el juego, teniendo que unir a ello la capacidad de ejecución de una amplia gama de habilidades, y también la necesaria existencia de una cohesión y relación afectiva entre todos los componentes del equipo. A todo ello hay que unir el saber actuar y responder ante la oposición del adversario y ejercerla cuando sea necesario. El desarrollo estratégico durante el juego de un encuentro de un deporte de equipo se hace en función de los siguientes factores: - La concepción del juego, a partir de la adopción de una actitud ofensiva o defensiva, ajustando tanto el comportamiento individual como el colectivo a tal actitud. - Saber hacer uso de los propios sistemas de juego en cada momento y circunstancia y prescindir de los mismos, creando nuevas formas o variantes, cuando éstos resulten ineficaces. - Jugar de acuerdo con el reglamento, haciendo un uso positivo del mismo. - Analizar en cada momento las acciones de nuestros compañeros y de los adversarios, para desarrollar nuestro juego de la forma más eficaz posible en función de cada situación de juego. 4.- La comunicación motriz. En los deportes de equipo existe una constante relación entre los distintos componentes de un equipo y sus adversarios, a través de los cuales se hace posible el desarrollo y puesta en práctica de determinados esquemas y sistemas de juego, cuyas acciones precisan de una serie de señales, gestos o símbolos que permiten a cada componente del equipo saber qué es lo que se pretende hacer en su conjunto. Se emplea el término "comunicación motriz" para aludir a dicho código o sistema de relaciones entre los jugadores. No todas las actividades deportivas comportan comunicación motriz, sino que ésta se dará como tal en aquellos deportes en los que el que actúa debe ajustar su comportamiento al de sus compañeros y adversarios, y viceversa. A la situación en la que no exista comunicación motriz la llamaremos situación psicomotriz, y en las que sí exista utilizaremos el término de situación sociomotriz. El lenguaje en los deportes de equipo. Es evidente que no en todas las situaciones de juego las interacciones que se producen responden al mismo tipo de reacción, por lo que se pueden distinguir dos grandes tipos: - Relaciones de cooperación, llamadas de comunicación motriz (pase, bloqueo).- Relaciones de oposición, llamadas de contracomunicación motriz (marcaje, tapón). 5.- La técnica es el elemento básico sobre el que se construyen las distintas acciones del juego. Está determinada o condicionada por el reglamento y el espacio de juego. El uso de tal o cual técnica se hará en función de los sistemas tácticos de juego y atendiendo a las circunstancias del juego.

lunes, 19 de marzo de 2012

HISTORIA DEL RUGBY

REGLAMENTO DEL RUGBY

ASPECTOS GENERALES DEL RUGBY

REGLAMENTO BALONMANO

REGLAMENTO BALONMANO

Mens sana in corpore sano

Mens sana in corpore sano es una cita latina de Juvenal. Su sentido original es el de la necesidad de un espíritu equilibrado en un cuerpo equilibrado; no es, por tanto, el mismo sentido con el que hoy en día se utiliza: "mente sana en un cuerpo sano".